8.3.06

ANÁLISIS DE LA VIDA COTIDIANA 2

EL AIRE DE LA FALACIA
No se porqué habría de mantenernos en tensión (pendientes quizá de un hilo), una falacia. Podemos tener esperanza en que nuestros deseos se cumplan, pero las mentiras no mantienen vivos los deseos, y si lo hacen, éstos son como el aire de un globo que tarde o temprano se desinfla o se escapa volando por el alto cielo.
No es la generosidad de la falacia la que la hace más dulce. Incluso la que pronucia un amigo, puede ser realmente amarga. La simple verdad, que al inicio parece dañarnos tanto, aniquilarnos en ese instante y ser poco esperanzadora, pasado el tiempo, es tan solo realista.ABPG